gràcies per passar per ací

dilluns, 25 de febrer de 2013

IMPERIUM BRITANNICUM

Lo de tener familias problemáticas no es privilegio únicamente humano. Sin ir más lejos he aquí el productivo verbo latino “premo” ( presionar, empujar) con unos derivados a cual más inquietante y atosigador. Empezando por el violento verbo oprimir, esto es, hacer fuerza para conseguir un propósito, siguiendo por el angustioso comprimir y acabando por tres que se llevan la palma y que me vienen que ni pintados para hablar de las sensaciones que muchos docentes experimentamos en los tiempos que corren: suprimir, apremiar (urgir por la necesidad y las prisas) y el consecuente deprimir.
Que andamos deprimidos no es ninguna novedad: el curso pasado empezó a manifestarse la tristeza por los recortes que nos han afectado tanto en los bolsillos particulares, como en la dotación a centros (educativos y de todo tipo). El prefijo de- que le confiere sentido es muy gráfico en su significado originario: “de arriba abajo”, es un verbo que empuja hacia el abismo y que parece tener toda la fuerza concentrada en esa breve sílaba que le encabeza. 
También podríamos hablar de su “hermano” exprimir: sacar el máximo provecho ejerciendo toda la fuerza que se requiera: así en nuestra área de trabajo hemos visto aumentar la ratio de alumnos por aula, incrementar el número de horas lectivas y reducir sueldo. Por no hablar del suprimir (otro verbo de la misma familia) que ha afectado, entre otros, a los centros de formación del profesorado.. Para acabar nos vemos abocados y apremiados a centrar nuestra atención y horas extra escolares en la formación sobre todo en competencia comunicativa en inglés.

 Visto el panorama a  una le da por identificarse y compadecerse de  los habitantes que veían llegar al ejército romano y sólo podían acabar sometidos a la lengua y cultura del opresor latino. Y es que la "bárbara" lengua inglesa impone su poder absoluto no sólo entre los actuales alumnos, sino entre los docentes a los que se nos exige cada vez más un dominio que pueda llegar a suponer la docencia de nuestras áreas de conocimiento en inglés. ¿Tan sometidos estamos a esta lengua, que entre las miles que se hablan en el planeta Tierra, se ha convertido en la imprescindible en este Imperium Britannicum de facto? En un mundo globalizado el inglés vence por goleada.

Cap comentari :

Publica un comentari a l'entrada