gràcies per passar per ací

diumenge, 18 de novembre de 2012

UN DIEZ PARA LA DÉCIMA JORNADA CLÁSICA

Por suerte y aunque a veces la esperanza nos abandone, hay que reconocer que la vida sigue sorprendiéndonos a los que ya hemos visto y oído mucho por curiosidad y por años. Ayer fue un día inolvidable. Que nos reuniéramos alrededor de doscientos profesores un sábado ya tiene su enjundia, pero que además lo pasáramos tan bien, es un lujo que vale la pena dejar por escrito.
A las nueve y poco nos presentamos en la sede de Sagunto donde discurrió la mañana entre interesantes comunicaciones sobre publicaciones y diversas actividades de talante clásico llevadas a cabo dentro y fuera de nuestro territorio.
La primera comunicación fue del escritor Santiago Posteguillo al que ya habíamos tenido oportunidad de oír durante una charla en el instituto el curso pasado. En su línea supo ganarse al público con facilidad y creó expectativas ante su obra para quien aún no la conozca. Además de sus novelas históricas, de las que sobre todo  versó su intervención, nos habló de su más reciente publicación: "La noche en que Frankenstein leyó el Quijote", y nos  contó lo bastante para que una se fuera directa a comprarla en el stand que había allí mismo.
Elena Gallardo también presentó su publicación de Lisístrata y seguro que resulta muy útil para los profesores de griego y su trabajo en las aulas con alumnos de segundo de bachillerato.
José Luis Navarro, que viene siendo un invitado fijo en las Jornadas, vino  esta vez acompañado de representantes de Euroclassica de Suiza y Portugal y nos informaron de las actividades que se desarrollarán más allá de nuestras fronteras y también de la Academia Saguntina que tuvo lugar el pasado verano en Sagunto y que reunió a jóvenes italianos y españoles en una semana repleta de cultura, talleres, teatro y de feliz recuerdo para los profesores de la Domus Baebia que participaron en ella.


También los compañeros Mariló Limo y Esteban Berchez tuvieron la deferencia de contarnos la fantástica experiencia que vivieron en Arpino durante la celebración del Certamen Ciceronianum.

Para cerrar la mañana tuvimos un broche de oro. Fue una expericiencia casi mística asistir a la conferencia de Pedro Olalla que deleitó a los presentes con una presentación de fotografías captadas por él mismo en Grecia, acompañada de la más sentida y conmovedora defensa del legado griego que da sentido a nuestra cultura europea. Sus melodiosas palabras bailaron al mismo son que las imágenes y una se vio transportada a tierras helénicas en los seductores brazos de una voz que se emocionaba al tiempo que leía las más bellas palabras dignas de un enamorado a su amada, en este caso a la Grecia clásica. No creo que pueda escuchar nunca alegato tan hermoso como el de ayer en boca de Pedro Olalla a favor de las humanidades y del legado helénico.
No hay grabación de su intervención, una auténtica lástima. Yo tomé algunos apuntes pero dijo tanto y tan bien, que resumirlo ahora resulta bastante irrisorio. Espero que cumpliendo su promesa haga una presentación que podamos ver en red.
Por la tarde participamos en dos de los nueve talleres que nuestros compañeros de la asociación Ludere et Discere ofrecieron a los participantes en la Jornada. En mi caso, tuve el gusto de estar en el de cocina de Charo Marco y en el de juegos en latín de Germán González y Antonio González. En ambos aprendimos y nos divertimos como era de esperar. Lo dicho una Jornada que se merece un diez y nuestra enhorabuena a la principal responsable: Lluisa Merino (en su estreno como organizadora del evento) y a todos los participantes y colaboradores que como siempre han demostrado su valía y gran profesionalidad. 


2 comentaris :

  1. Gràcies, Merxe, per aquest resum tan bonic que has fet de la Jornada y per la gran consideració en què l'has tinguda. Estic d'acord amb tu en què va ser especial.
    Una abraçada

    ResponElimina
  2. Gràcies a tu pel comentari, Lluïsa i de nou enhorabona pel treball ben fet. Una abraçada.

    ResponElimina